Te estoy mirando, imposible cerrar mis ojos, cuando sé, que estas ahí, sintiendo las caricias de mis palabras… que te aman…

viernes, 2 de diciembre de 2011

Carta de despedida a un amor...

Nunca supe como lanzar esta despedida, no sé si este es el medio apropiado, si con vuestra lectura, viajará esta carta hacía su destino, pero necesitaba hacerlo. Tendréis que perdonar que os use en el viaje de mis palabras, hacia las estrellas...


Querido amor:


                             Quiero que esta sea la última vez que escribo de ti, que te recuerdo, que te echo de menos. En mi lista de correo, aún queda tu mail, que hace años que no usas, en mi agenda, tu cumpleaños que no celebramos, y en mi piel, el calor de tu abrazo. Hoy es el día que los dos sabemos que tenía que llegar. Te dejo, nuestra historia de amor ha terminado. Hoy, guardaré tu foto en un cajón, y todos tus recuerdos en una caja lacrada. Te echo de menos, y es tan estúpido sabiendo que no volverás, y que duele tu ausencia como el día en que te fuiste. No puedo seguir con la puerta abierta por mas tiempo, por que lo único que entra, es tu recuerdo. Tengo que cerrar y permitirme a mi misma abrir nuevas. Me resistía a dejarte por que me hiciste tan feliz… que aún me hace recordarte, pero no puedo mas con tu ausencia. Por que tendrán que ser otros los ojos que me miren con cariño, y los brazos que me arropen, y debo permitir que así sea. Por que quizás, yo tenga derecho a vivir.
                             Lo siento, siento dejarte a ti, que nunca me hiciste ningún mal, y otros vendrán que me hagan llorar. Pero necesito volver a ilusionarme, y dejar atrás la soledad de tu partida. Romper contigo es lo mas duro que he hecho nunca, me he negado a hacerlo, siempre sintiendo ser infiel a tu amor, siempre buscándote en cuerpos equivocados, y después, tomaba conciencia de que no eras tú, partiendo de viaje contigo otra vez. Pero no puede ser, quizás no dejaré de amarte, pero esta relación se acaba hoy, con estas ultimas palabras.
                             Perdóname, perdona que no tenga el valor de seguir a tu lado, perdona la cobardía de necesitarte y el egoísmo de abandonarte por que no te tengo. Perdona que te deje así.
                             A lo mejor ese día no debiste ir en moto, pero yo, yo no viajaba contigo, y he tardado demasiado en darme cuenta…
             
              Un beso amor, que lanzo hacia las estrellas en que habitas, y por eso lucen…

                                                                                Yasenka.

11 comentarios:

Fran Picón dijo...

A tu lado, Anabel... eres muy grande

Yasenka dijo...

Siempre a tu lado Fran, Graciasssss!!!!

Isabel dijo...

Preciosa carta, mis ojos están llenos de lagrimas, pero tienes y debes de vivir, tu hora no ha llegado y todos tenemos una.. esa puerta tuya es el momento de abrirla y dejar que entre, la ilusión, el amor, y la vida...tienes tanto que dar, que seria muy egoista dejar a alguién sin ese amor. No cierres la puerta.

antonio dijo...

Antonio esta en el sofa, oyendome leer tu carta y también se le han saltado las lagrimas. Tramiten tanto...Te queremos Ana.

Yasenka dijo...

Ay Isabel, ay Antonio... suspiro vuestros nombres, como deseo sentiros cerquica!!! Os quiero!!!

yo_claudivs dijo...

Ana la he leído como mínimo tres veces, no sé qué decir, no sé que poner, no sé nada…………….la voy a volver a leer, simplemente y sencillamente te quiero amiga.

Yasenka dijo...

Gracias Claudio, amigo, yo también te quiero, y lo sabes!

Dejé de soñar para vivir mi sueño dijo...

Me emocioné, Ana. Un beso.

Fernando Marqués de Lobos dijo...

Imposible mas sincero y mas emotivo... felicitarte es poco, pero no lo haré por tu palabra escrita, sino por tu fortaleza al dar el paso que describes.
Permíteme igualmente ponerme a tu lado, en el camino que nos queda...
Eres un ángel, Anabel.

gerald dijo...

No me voy de vacío. Perdona si me llevo tus besos, tus caricias y tus abrazos. Perdona si me llevo las risas y las confidencias. Meto también en la maleta el olor de tu pelo, el sabor de tu piel y el sonido de tu voz. Todo eso me llevo para guardarlo como un tesoro bien dentro de mi corazón.

gerald dijo...

No me voy de vacío. Perdona si me llevo tus besos, tus caricias y tus abrazos. Perdona si me llevo las risas y las confidencias. Meto también en la maleta el olor de tu pelo, el sabor de tu piel y el sonido de tu voz. Todo eso me llevo para guardarlo como un tesoro bien dentro de mi corazón.